En la tierra del dolor: Daudet y la enfermedad

e8efe5de-9593-4528-ae94-2fbe3f2610b2

En 1884, año en que escribe Safo, la salud de Alphonse Daudet decae y comienza a escribir notas sobre la sífilis, enfermedad que contrajo al llegar a París a los 17 años, con una lectrice de la cour, una “dama de la flor y nata”. Pasaría así a engrosar la lista de los escritores sifilíticos: Baudelaire, Flaubert, Maupassant o Jules Gouncourt también padecerían la enfermedad. Declarado incurable en 1885, y cada vez más debilitado, escribiría estas notas hasta poco antes de su muerte en 1897.

La Doulou es un conjunto de cincuenta páginas en las que relata los síntomas y sufrimientos de su enfermedad, miedos y reflexiones. Publicado en 1930 y recuperado en 2002 por Julian Barnes en edición inglesa, son esbozos sobre la novela del dolor que planeó y nunca escribió. Traducida en España por la editorial Alba (En la tierra del dolor, 2003), la edición de Barnes se antoja imprescindible para poder descifrar una obra muy deslavazada, con una serie de comentarios al pie que conforman casi una conversación con Daudet acercándonos a su época.

En La doulou destaca la admirable lucha del autor por mantenerse sereno y pleno en sus facultades mentales. Prueba de su integridad es su tono de cronista, en el que el dolor no traspasa la letra. Sin imponer su sufrimiento, como no lo imponía a nadie procurando guardarlo para sí, no hacerlo molesto (“Dolor, siempre nuevo para el que lo padece y que va pareciendo trivial a quienes lo rodean. Todos se acostumbrarán a él, menos yo”); transformando su tormento en bondad, no siendo más que “un vendedor de felicidad”. Daudet se muestra desesperanzado pero no desesperado, no escribe desde la rabia o la ira sino asumiendo el dolor físico, reflexionando sobre cómo afecta a su escritura y buscando preservar la pureza del pensamiento: “¿de qué sirven las palabras para todo aquello que se siente a fondo en el dolor? Aparecen cuando todo ha acabado ya, se ha calmado ya. Nombran recuerdos estériles o mendaces”.

La Doulou arroja también algo de luz a Safo. A pesar de no haberse manifestado síntomas graves en él hasta los años ochenta, la enfermedad había provocado en Daudet la vergüenza (al menos en apariencia) por haber alternado en ambientes de artistas; de ahí surgiría la dedicatoria moralista a sus hijos: “Para mis hijos cuando cumplan veinte años”, escrita como consejo para sus relaciones futuras.

Como complemento a estas notas, Barnes recupera también para su edición los escritos precedentes de Daudet en Néris y Lamalou, los balnearios a los que acudía para sanarse, en los que cuenta sus relaciones con enfermos: “Al acabar la temporada, cuando cierran los baños, todo este aglomerado de dolor se disgrega, se dispersa. Todos y cada uno de estos enfermos vuelven a ser personas aisladas (…) Sólo en Lamalou los comprenden, se interesan por su enfermedad”. La tierra del dolor era también un lugar en el que, rodeado de gente, recuperaba paradójicamente su apego a la vida, lo que le hacía volver a las palabras del viejo escultor Caoudal (inspirado en el fotógrafo Nadar) cuando al perder a Safo exclamaba: “¡Y pensar que echaré de menos todo esto!”

Nos queda una obra apenas apuntada pero que conecta con la literatura de hoy, con los múltiples trabajos que, por el camino de la autoficción, han dado testimonio de las enfermedades del presente (SIDA, cáncer). En un siglo mucho más pudoroso con la escritura autobiográfica y en el que los escasos medios médicos, la poca claridad para los tratamientos, y los experimentos con diversas sustancias y drogas convertían estas enfermedades en algo inhumano (“no hay nada vivo en mí ya sino el padecer”; “hay que morirse tantas veces antes de morir: es esta ampliación de la condena lo terrible”), Daudet escribió sin máscaras ofreciendo un testimonio único.

Anuncios

Autor: safotodalalira

Safo es una novela del naturalista francés Alphonse Daudet publicada por primera vez en 1884. Desde Libros de la Ballena hemos querido recuperar y dar a conocer la obra de este clásico de la literatura francesa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s